Empresas

¿Se aumentan los presupuestos de protección de datos lo suficiente?

La respuesta de las empresas a la pandemia se convirtió en una enorme prueba para la tecnología, ya que las empresas se vieron obligadas a realizar inversiones inmediatas en el ámbito digital que normalmente se habrían escalonado a lo largo de varios años. Sin embargo, el aumento de los presupuestos de tecnología es una tendencia a largo plazo más que una solución a corto plazo. Esto refleja el hecho de que las empresas se centran en construir ecosistemas y mercados más resistentes. Esta tendencia continuará a medida que las empresas se vuelvan más ágiles y preparen sus modelos de negocio para el futuro frente a la disrupción digital. 

El Informe de Data Protection Trends Report 2022 de Veeam muestra que las empresas se enfrentan a la urgencia de proteger sus datos. El número de organizaciones que no protegen estos está aumentando. Aunque esto explica, en cierta medida, por qué los presupuestos de protección de datos están superando el gasto general en TI, pero, ¿están aumentando lo suficiente como para proteger completamente la continuidad del negocio?

El gasto en TI y la diversidad de plataformas aumentarán

En promedio, los líderes de IT esperan que el presupuesto de su empresa para la protección de datos aumente alrededor del 6%, según la investigación actual de Veeam. Aunque las estimaciones varían, como es lógico, la reciente previsión de gasto global en IT de Gartner estima un crecimiento de alrededor del 5% en 2022 a partir de 2021, citando las altas expectativas de prosperidad del mercado digital.

Podemos sacar al menos dos conclusiones de esto. En primer lugar, el crecimiento de la protección de datos, como era de esperar, sigue subiendo a la ola de la digitalización masiva y la aceleración de la nube. Si una sube, la otra debe ir con ella. En segundo lugar, las empresas se están poniendo al día en lo que respecta a la protección de datos. Aunque el 6% puede no parecer un aumento significativo respecto al 5%, cada 1% equivale a miles de millones de dólares en términos reales. Entonces, ¿por qué los presupuestos de protección de datos están superando las inversiones generales en TI?

Hay dos respuestas a esta pregunta. La primera es que, sencillamente, las organizaciones no pueden proteger todos los datos que necesitan proteger. Según nuestro estudio, el 86% de las empresas de la región EMEA tienen una «brecha de protección» entre la cantidad de datos que pueden permitirse perder tras una interrupción y la frecuencia con la que se realizan las copias de seguridad. La segunda respuesta es más complicada, ya que implica un análisis de la causalidad. No hay una sola razón por la que las empresas encuentren más difícil que nunca la protección de sus datos.

Las razones de este fenómeno son múltiples. Una de las más importantes es que las plataformas en las que las empresas almacenan y utilizan los datos están cambiando, lo que significa que las soluciones de protección de datos, los protocolos y los conocimientos necesarios también cambian. En cuanto a la diversidad de plataformas, estamos avanzando a buen ritmo hacia una nueva normalidad para la IT moderna, con una división al 50% entre servidores locales y servidores alojados en la nube. En el centro de datos hay una expectativa consistente de plataformas físicas y virtuales, mientras que en la nube hay una mezcla saludable de infraestructuras alojadas tanto a hiperescala como a través de proveedores de servicios gestionados (MSP). Las dos conclusiones clave de estas tendencias son que el centro de datos no está moribundo ni muerto. Sigue habiendo tantas buenas razones para ejecutar una carga de trabajo en las instalaciones como en la nube. Además, las estrategias de protección de datos deben dar cabida a opciones físicas, virtuales y alojadas en la nube, así como a los cada vez más populares entornos de Kubernetes.

La protección de datos se une al SaaS

Uno de los impulsores del uso acelerado de los servicios en la nube es la tendencia de las organizaciones a consumir aplicaciones como servicio. La actual explosión del software como servicio (SaaS) cambia la dinámica de cómo las organizaciones protegen los datos. Uno de estos matices es el peligro de que los administradores de IT asuman que las aplicaciones SaaS están equipadas con soluciones nativas de copia de seguridad y recuperación capaces de cumplir los estándares de una estrategia de protección de datos moderna. Un buen ejemplo de que esta suposición puede resultar costosa es el uso de Microsoft 365. Aunque las capacidades de protección de datos incorporadas pueden ofrecer a las empresas cierta seguridad de que la mayoría de los datos de 365 están respaldados y protegidos, la única forma de obtener una verdadera tranquilidad es mediante una solución de copia de seguridad de terceros.

Proteger los datos de SaaSmás allá de las funciones integradas de copia de seguridad y recuperación es imprescindible, dado que el 48% de las organizaciones de la región EMEA declararon que el borrado accidental, la sobrescritura de datos o la corrupción de los mismos son las principales causas de las interrupciones de las TI.

El segundo impacto que se está produciendo con el paso a SaaS en las estrategias de protección de datos es el gran aumento de datos que necesitan ser protegidos. Los volúmenes de datos no dejan de aumentar y la aceleración de la nube no hace más que facilitar esta tendencia. Esto se explica, en parte, por qué el número de empresas que registraron una brecha de protección de datos en los últimos 12 meses ha aumentado un 14%. Para evitar que la brecha se amplíe aún más, las empresas necesitan soluciones de protección de datos escalables que ofrezcan la capacidad de seguir el ritmo de los crecientes volúmenes de datos y aplicaciones. La respuesta a esto es la copia de seguridad y la protección de datos basadas en la nube. Dos tercios de las empresas de la región EMEA utilizan actualmente servicios en la nube como parte de su estrategia de protección de datos y esta cifra aumentará en los próximos 12 meses. Además, la capacidad de proteger las cargas de trabajo alojadas en la nube se considera el factor de compra más importante para la protección de datos empresariales en 2022 por parte de los líderes de IT y empresariales. En resumen, las organizaciones están utilizando más la nube, entienden que necesitan proteger los datos de la nube y planean desplegar medidas de protección de datos basadas en ella, como Backup as a Service (BaaS) y Disaster Recovery as a Service (DRaaS) para protegerlos.

Volviendo a la principal pregunta: ¿están aumentando los presupuestos de protección de datos lo suficiente? La respuesta diplomática es que actualmente hay mucho terreno que recuperar. El aumento exponencial de los volúmenes de datos significa que hay más datos que proteger, mientras que la creciente diversidad de plataformas implica que las estrategias de protección de datos están ganando en complejidad. Es probable que los presupuestos para la protección de datos sigan superando el gasto general en IT, ya que las empresas tratan de cerrar gradualmente la brecha entre la cantidad de datos que pueden permitirse perder y la cantidad de datos que pueden proteger adecuadamente. Por supuesto, gastar más no es la única respuesta. Las modernas soluciones de protección de datos que aprovechan la copia de seguridad y la recuperación basadas en la nube mejorarán la economía de la protección de datos a escala, lo que significa que las empresas pueden hacer más copias de seguridad por menos dinero. Por lo tanto, se aconseja a las organizaciones que trabajen con un socio experto para diseñar una estrategia de Modern Data Protection que ofrezca una solución de continuidad de negocio dentro de un presupuesto adecuado.